THE LIGHT PAVILION

Proyecto:  The Light  Pavilion

Diseño & Gestión:  ESCULPIR EL AIRE

 

Colaboradores :  Gonzalo Vargas

 

Equipo Paisajístico : Esculpir el Aire 

 

Localización :  Matola. España

Fotografías : José Ángel Ruiz Cáceres 

Fotografías : Laura Blanco 

EL COLOR BLANCO

Cuando se nos propuso diseñar un Pabellón-Terraza abierto al aire libre, en medio de una planicie inmensa –sin límites físicos que la delimitaran– tuvimos muy claro que, para ver la magnífica puesta de sol que el lugar nos ofrece cada tarde (con infinidad de colores), el nuevo espacio generado había de ser BLANCO.

UN DISEÑO PAISAJISTA

Para poder ofrecer una nueva organización del entorno donde se propone la nueva actividad (restaurante), primeramente se ha de analizar minuciosamente cómo funciona y cuáles son sus directrices. Y no sólo hablamos de topografía sino también de orientación solar, de edificaciones próximas, de la existencia de caminos o vaguadas, de viales cercanos, etc. 

Nuestro entorno nos hablaba de un acceso principal rodado de llegada, de la puerta de una cocina de donde han de salir los platos, de una topografía que nos dirige –en descenso–hacia un área concreta del terreno, de una puesta de sol a poniente…

UN DISEÑO ABIERTO

Diseñar un espacio en un lugar tan extenso sólo puede acometerse a través de mecanismos de diseño del paisaje, es decir, mediante la manipulación formal y material de superficies que se articulan con el entorno existente. Así, el nuevo espacio que se propone no establece cuerpo cerrado denominado Pabellón sino que organiza las superficies de la cubierta volada, de los planos verticales recortados, de las rampas de acceso y conexión, de las protecciones solares, de la secuencia de finos pilares del aparcamiento…  Es decir, la intervención adquiere sentido al ARTICULAR ORQUESTADAMENTE todas las superficies que intervienen en la composición.

UNA GEOMETRÍA DINÁMICA

La geometría aparentemente sencilla del Pabellón surge de la voluntad de materializar los flujos circulatorios que se desarrollan entorno a su aproximación. La forma rígida rectangular de partida se va desarticulando para articularse (de un modo distinto) a los flujos dinámicos que suceden a su alrededor: se abre, se despliega, se desplaza, se retrasa…   

UNA PIEL PERFORADA

Su piel blanca adquiere todo su sentido cuando ésta se pliega y se perfora. Su manipulación amplifica la articulación con el entorno y también con la presencia de la piel de los usuarios. El aire pasa a través de las superficies, al igual que lo hará la luz nocturna cuando anochezca, porque el Pabellón no superpondrá la iluminación a sus superficies (como suele ser habitual) sino que la luz formará parte de su piel y las traspasará para llegar hasta nosotros.