EL ÁRBOL DE LOS CHUPETES
 

Proyecto:  El Árbol de los Chupetes

 

Diseño & Gestión:  ESCULPIR EL AIRE

Localización :  “El Jardín de las Siluetas”. Alicante. Spain.

Colaboradores :  Ramiro López

 

Fotografías : José Ángel Ruiz Cáceres

Diseñar un Árbol es una gran Responsabilidad.

Diseñar ‘El Árbol de los Chupetes’ es un gran Honor

SU CONTENIDO

El Árbol de los Chupetes propone ‘un lugar alrededor’ donde poder comenzar a enraizar nuestro EQUILIBRIO EMOCIONAL al retirarle el chupete a la boca. De este modo, se hace aflorar el primer gesto de fortaleza y de independencia que l@s niñ@s pueden activar frente a su inseguridad y sus miedos.

En un acto de celebración colectiva, l@s niñ@s asumen la importante decisión de desprenderse para siempre de su chupete y colgarlo en el Árbol. Durante los días venideros volverán a  pasar por delante del Árbol, rememorando ‘su acto heroico’ en ese entorno mágico para el recuerdo, el que residirá en sus subconscientes acompañándoles durante el resto de sus vidas.

EL COMIENZO

Pero, ¿cómo iniciar su diseño?

Un árbol dibujado por niñ@s de dos y tres años es un garabato sobre un papel. No hay raíces, ni tronco, ni ramas, ni hojas, ni flores: TODO FLUYE SOBRE UNAS LÍNEAS. De este modo, El Árbol de los Chupetes debía ser  materializado conteniendo a todos los distintos árboles que niñ@s tan pequeñ@s hubieran sido capaces de dibujar sobre un papel.

SU FORMA

El Árbol de los Chupetes es, por tanto, un garabato espacial formado por líneas curvas solapadas que revolotean entrelazadas en un rincón del Jardín. No tiene raíces porque son trazos congelados. No tiene tronco porque l@s niñ@s han de colgarse de él y poder meterse dentro. No tiene ramas porque todo él propone un fluir de líneas de ilusión que van, vienen y retornan… No tiene hojas porque serán colmadas de chupetes.